Introducción

La educación ambiental debe contemplar una perspectiva holística, considerando la relación entre el ser humano, la naturaleza y el universo de forma interdisciplinaria.

 

Como es sabido, el turismo puede beneficiar o perjudicar el ambiente social y ambiental en igual proporción. Esto depende frecuentemente de la manera en que actúan los profesionales del área según el grado de visión ecológica y sistémica del mundo que tengan. Los profesionales de todas las áreas, y específicamente del área de turismo, deben ser capaces de atender las demandas de la sociedad actual presentando una visión integrada de la realidad para comprender que toda acción realizada en cualquier parte afecta al equilibrio general del planeta. Tanto el profesional como el formador del siglo XXI debe ser capaz de pensar sus acciones como generadoras de cambios y planificarlas con el fin de producir más beneficios que perjuicios.

 

Para que sea posible una educación capaz de proporcionar ese tipo de visión a los profesionales y educadores del siglo XXI, es necesario que el paradigma holístico sea comprendido en toda su complejidad. Esta comprensión es fundamental para relacionar adecuadamente las diversas ciencias y disciplinas con el fin de construir un saber útil, capaz de atender las demandas de una sociedad que cambia cada vez más rápidamente y que posee necesidades cada vez más urgentes.

 

Mediante la educación ambiental se pueden romper los paradigmas que no se adecuan a la nueva realidad y transmitir nuevos valores a los educandos, cambiando las relaciones con sí mismos, con los demás y con la naturaleza. Así se plantará una semilla de responsabilidad en cada uno de ellos para que puedan transformar sus acciones cotidianas en experiencias capaces de generar actos locales para resolver problemas globales.

 

Desarrollar un ciudadano conciente del ambiente global, preocupado por los problemas relacionados con ese ambiente, y que tenga conocimiento, actitudes, motivaciones, compromiso y habilidad para trabajar individual y colectivamente en busca de soluciones para resolver los problemas actuales y prevenir los futuros. (Carta de Belgrado, en Brasil 1998:166).

 

La visión ecológica de los nuevos paradigmas reconoce la interdependencia fundamental de todos los fenómenos, individuos y sociedades, porque todo está encajado en los procesos cíclicos de la naturaleza. Este paradigma crea la conciencia de que todos forman parte de la realidad, como un todo, donde cada acción o pensamiento transforma el colectivo haciendo que la responsabilidad individual y social sea aún mayor.

El planeta, por lo tanto, no es sólo un ecosistema en el sentido físico y biológico. Existe también un ecosistema mental y emocional de la humanidad, donde las relaciones son aún más directas e inmediatas que en el plano físico. La visión ecológica defiende también la idea de que al aumentar el contacto con la naturaleza, las personas interrumpen la preocupación repetitiva acerca de sí mismos que se genera con el ritmo acelerado de las grandes ciudades y comienzan a vivir el mundo de forma diferente. Esta forma de mirar el mundo propone para la vida cotidiana una relación directa entre la búsqueda personal y silenciosa de la verdad interna, por un lado, y la defensa de la naturaleza por otro.

 

EL PROFESIONAL DEL TURISMO COMO EDUCADOR AMBIENTAL

 

El estudiante de turismo puede convertirse en un educador ambiental principalmente en los parques públicos, zoológicos y excursiones en áreas naturales para niños y adolescentes después de tratar los problemas actuales de educación ambiental, el movimiento ecológico y la importancia de cambiar el modo de vida consumista basado en el status social. Si el contacto con el medio ambiente es una poderosa herramienta para sensibilizar al hombre frente a los problemas ecológicos y, si ese contacto es intermediado por los profesionales de turismo en las excursiones, viajes y paseos ¿por qué éstos no deben ser los responsables de la interacción de los niños y adolescentes con la naturaleza?

 

En el plano histórico más reciente, en lo que respecta a la relación sociedad-naturaleza, se puede ver una estrecha relación entre el ecoturismo y la EA (educación ambiental). El contexto del surgimiento de esta nueva segmentación de la actividad turística favorece la asociación entre las prácticas, ya que fue a partir de la década de 1980 -período de expansión del debate ambientalista a nivel mundial- que se busca el contacto con la naturaleza a través de viajes diferentes a los del turismo de masa, presentando los índices de crecimiento más elevados. Serrano (2001:101).

 

Según Mendonça et al. (2003), es común que las instituciones contraten operadoras de turismo para organizar estudios del medio y la mayoría se frustra cuando perciben que esas operadoras sólo ofrecen buenos servicios turísticos. Los guías conocen bien el lugar visitado, pero son incapaces de abordar los asuntos de forma transversal.

 

Para Mendonça et al. (2003), existen tres términos que se confunden en el mercado de operadoras turísticas: ecoturismo, educación ambiental (EA) y estudios del medio. El estudio del medio se caracteriza por actividades que intentan reproducir en el espacio natural o cultural el esquema utilizado en la escuela, con todos los vicios metodológicos y todas sus prácticas, generalmente relacionadas con la línea filosófica positivista, reduccionista y de fragmentación del conocimiento. En los estudios del medio es común que el medio ambiente sea dividido y entendido como una suma de sus partes. El guía de turismo o profesional que acompaña al grupo de alumnos tiene la obligación de explicar las características de lo que se está observando.

 

El futuro profesional del turismo debe recibir orientación para actuar como educador ambiental dentro de una pedagogía que alcance propuestas de educación ambiental. Para esto, es de fundamental importancia incentivar a los alumnos de turismo a realizar investigaciones sobre educación, integración de áreas específicas (interdisciplinariedad), biología y geografía. Así se formará un profesional capaz de saber dónde, cómo y qué investigar como educador ambiental; y que, además, no sea reemplazado por especialistas de otras áreas como ocurre.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

 

1. Aveline, C.C. (1999) "A vida secreta da natureza. Uma iniciação à ecologia profunda".  FURB, Blumenau        [ Links ]

2. Boff, L. (1993) "Ecologia, mundialização e espiritualidade". Ática, São Paulo        [ Links ]

3. Brasil. (1998) "A implantação da Educação Ambiental no Brasil". Ministério da Educação e do Desporto. Coordenação de Educação Ambiental, Brasília        [ Links ]

4. Brasil. (1997) "Caderno de Educação Ambiental, conceitos para se fazer". Secretaria do Meio Ambiente Coordenadoria de Educação Ambiental, São Paulo        [ Links ]

5. Brasil. (1998) "Parâmetros Curriculares Nacionais: terceiro e quarto ciclos: apresentação dos temas transversais". Ministério da Educação e do Desporto. Secretaria de Educação Fundamental, Brasília.        [ Links ]

6. Camargo, L. O. (1999) "Perspectivas e resultados de pesquisa em educação ambiental. Arte e Ciencia", São Paulo        [ Links ]

7. Capra, F. (1996) "A teia da vida. Uma nova compreensão científica dos seres vivos". Cultrix, São Paulo        [ Links ]

8. Cascino, F. (2000) "Educação Ambiental: princípios, história, formação de professores". SENAC, São Paulo        [ Links ]

9. D´Ambrósio U. (org.) (1998) "Conhecimento, cidadania e meio ambiente". Temas transversais. Peirópolis, São Paulo        [ Links ]

10. D´Ambrósio U. (2001). "Educação para uma sociedade em transição". Papirus, Campinas.        [ Links ]

11. Guattari, F. (1992) "As três ecologias". Papirus, Campinas        [ Links ]

12. Guevara, A. (1998) "Conhecimento, cidadania e meio ambiente". Peirópolis, São Paulo        [ Links ]

13. Masetto, M. (2003) "Competência pedagógica do professor universitário". Summus, São Paulo        [ Links ]

14. Mendonça, R. & Neiman, Z. (2003) "À sombra das árvores - Transdisciplinariedade e educação ambiental em atividades extraclasse". Chronos, São Paulo        [ Links ]

15. Moraes, M.C. (2004) "Pensamento eco-sistêmico: educação, aprendizagem e cidadania no século XXI". Vozes, Petrópolis        [ Links ]

16. Moraes, M.C. (2000) "Tecendo a rede, mas com que paradigma?". Encontro Internacional da Educação para a Paz, Universidade de Genebra. Disponible en: inforum.insite.com.br/arquivos/ 6226/Tecendoa_Rede.pdf.        [ Links ]

©  2015  Centro de Investigaciones y Estudios Turísticos